Familia de 4 sonriente

Adultos

¿Desorden físico o emocional?

En nuestra sociedad actual y debido al ritmo de vida al que estamos sometidos, los trastornos más frecuentes en nuestra población son los relacionados con la ansiedad y la depresión. Muchas personas se ​​ven envueltas en una situación de la que no pueden salir y a la que no saben cómo han llegado. Se sienten cansados, frustrados, apáticos, sin ilusión, surgen problemas de sueño, de alimentación, e incluso afecta a nuestro organismo a nivel físico: dolores musculoesqueléticos gastrointestinales, cefaleas o migrañas, etc...

Muchas veces acudimos al médico para solucionar estos problemas, sin obtener un resultado satisfactorio, ya que en estos casos, el problema no es solo físico, sino psicológico y/o psicosomático.

Muchas de las enfermedades que afectan al cuerpo, tienen su origen en trastornos psíquicos, lo que viene a definirse como síntomas psicosomáticos, es decir son manifestaciones físicas de malestares emocionales o psíquicos donde el afecto positivo o negativo nos afecta de forma bilateral en nuestra patológica. Esto no quiere decir que la persona no sufra intensamente esos dolores.

Desde la psicología se han obtenido buenos resultados tratando esta clase de dolencias físicas sin causa unilateralmente orgánica. Por ello, desde GABINETE PSICOSALUD, te ofrecemos la oportunidad de evaluar, tratar y de llevar el seguimiento de tu caso, de forma individualizada y personalizada, con el fin de mejorar tu calidad de vida y el afecto positivo.

Hombre preocupado
Mujer en terapia

¿Por qué la Terapia Cognitivo-Conductual ?

La perspectiva Cognitivo-Conductual es la corriente psicológica que cuenta con un mayor apoyo científico. Está basada en distintas teorías del aprendizaje y en teorías cognitivas.

Esta corriente psicológica trabaja con la conducta, formada por tres componentes esenciales; nuestras acciones, nuestros pensamientos y nuestras emociones. La modificación de la conducta es el objetivo fundamental del psicólogo con el fin de ayudar al cliente a mejorar su situación actual. Para ello, se le pide a los pacientes que adopten un papel activo en su propio tratamiento, ya que serán ellos mismos los que más tendrán que trabajar en su recuperación.

Además, esta perspectiva trabaja el aquí y el ahora, que es aquello que se puede modificar. El pasado nos informa, nos ayuda a entender el presente y cómo la persona ha aprendido a actuar, a pensar, a sentir... nos cuenta cómo se ha llegado al momento actual. Su valor es limitado ya que no permite el cambio, por ello, es imprescindible centrarse en el presente.

A través de la modificación de conducta el cliente irá aprendiendo a usar distintas herramientas para mejorar en aquellas áreas que requiera su problemática particular.

Te llamamosReservar sesión online