Pareja con problemas de comunicación

Problemas de pareja

Todas las parejas pasan por dificultades o crisis en algún momento de su vida en común. La clave está en cómo se resuelven esas dificultades.

La terapia de pareja está dirigida a aquellas personas que quieren mejorar su relación y resolver sus conflictos. Cuando la relación de pareja empieza a deteriorarse es el momento de plantearse acudir a un profesional experto y ajeno a la situación que pueda ayudar a superar esta situación.

En muchos casos, ocurre que uno de los dos miembros es el que pide ayuda para poder abordar una situación que considera perjudicial para ambos. Lo cierto es que en este tipo de terapia se necesita la colaboración por parte de las dos personas implicadas. En caso contrario, la terapia se puede hacer de forma individual con la persona interesada, aunque lógicamente, el alcance de la intervención es más limitado. En muchas ocasiones, se acude al profesional demasiado tarde, cuando la relación está muy deteriorada y ya no hay solución, lo que dificulta mucho la terapia de pareja.

Dentro de los conflictos que se producen en la pareja, el más frecuente es un fallo en la comunicación. Muchas veces se producen discusiones inútiles que no llevan a ningún sitio y que hacen daño a ambos miembros, otras ocurre lo contrario, la inexistencia de comunicación, en la que la pareja no se habla, no intercambian deseos, necesidades, intereses, etc.

Nos centramos en los pequeños detalles, aquello que no nos gusta del otro y que queremos que cambie, y aprovechamos cualquier oportunidad para “echárselo en cara”, focalizamos toda nuestra atención en ello para eludir la parte de responsabilidad que nos corresponde. Porque en toda discusión, la responsabilidad es de ambos. Nadie duda de que el enfado es normal, lo hacemos con otras personas con las que la relación no es tan íntima, ¿cómo no hacerlo con nuestra pareja? Lo importante es aprender a reconciliarse, analizar nuestros errores e intentar corregirlos para que no vuelva a ocurrir. Escuchar al otro, darnos tiempo para que se nos pase el enfado, pero también, dárselo al otro, respetar su enfado y su espacio, aceptar nuestra parte de responsabilidad y los errores cometidos, perdonar y pedir perdón, hablar de lo ocurrido.

Te llamamosReservar sesión online